jueves, 29 de septiembre de 2016

EL FERROCARRIL EN BURGUILLOS DEL CERRO, EXTREMADURA


                                         El tren llegando a la estación de Burguillos del Cerro

La historia del ferrocarril en España comenzó una década después de la llegada de la revolución industrial a mediados del siglo XIX. Hubo una transición a las máquinas y a los nuevos procesos químicos y de producción. Fue un punto de inflexión en esta época, transformándose en menos de cien años en la segunda era industrial, con maravillas como los motores a vapor en ferrocarriles, barcos y buques.
Antes del ferrocarril, la mayoría de las máquinas eran propulsadas por los caballos, que también se utilizaron para el transporte de mercancías y personas.

La primera locomotora y el primer ferrocarril de Europa fueron construidos en 1825 en el norte de Inglaterra. No fue hasta 1848 cuando se inició la primera red de ferrocarriles en la España peninsular. España y la reina Isabel II estaban sufriendo tiempos caóticos. Sin embargo, ella y su gobierno fueron capaces de generar los primeros pasos para una infraestructura moderna en el país.

La construcción de la primera vía férrea  fue la línea Barcelona-Mataró. En ese momento se decidió que la construcción de ferrocarriles debía hacerse utilizando un ancho de vía mayor que en el resto de Europa. Una de las razones dadas para el uso de la vía más ancha era impedir que los franceses utilizaran las vías férreas  españolas en caso de una invasión. El Ancho Ibérico, a diferencia del ancho de vía europeo más estrecho, se utilizó también en Portugal. Con la llegada del AVE la elección fue más racional, realizándose el ancho de vía de las nuevas líneas férreas con el ancho estándar europeo.

La construcción de un ferrocarril internacional que comunicara España con Portugal fue concebido por primera vez en 1884. Sin embargo, el gobierno español no lo llevó a las Cortes hasta 1908. Uno de los objetivos era ir madurando la idea de una línea de ferrocarril Madrid-Lisboa. La línea debía ser dividida además en dos tramos: el primero pasaría por Cáceres y el segundo por Badajoz. Estas líneas se convertirían en las redes secundarias de Extremadura, siendo de gran interés para el gobierno portugués.

El gobierno español aprueba el ferrocarril entre Zafra y Villanueva del Fresno en mayo de 1908, como una de esas líneas secundarias. Era una línea férrea que enlazaría en un futuro con Portugal y acortaría la distancia entre Lisboa y Sevilla en 100 km. También se predijo que este ferrocarril sería un gran impulso para la economía del sur de Extremadura. El proyecto facilitaría el transporte de viajeros, así como la salida de productos tales como la ganadería, cereales y corcho. Realmente, la razón principal de la línea era la conexión de España y Portugal, dando además salida al mineral de hierro que se extraía en las zonas cercanas a Jerez y Burguillos.



El libro "Los criaderos de hierro de Burguillos", escrito por el Ingeniero de Minas Antonio Gascón y Miramón en 1904, supuso un espaldarazo muy importante a la construcción de la línea de ferrocarril Zafra-Burguillos del Cerro-Jerez.

La construcción del ferrocarril también generaría muchos puestos de trabajo y aliviaría la grave crisis laboral de la zona. Los municipios y los gobiernos de las ciudades beneficiadas por la nueva línea férrea participaron en este esfuerzo, contribuyendo con dinero y con la donación de terrenos para ayudar en la construcción del ferrocarril. Las ciudades en esta línea fueron Zafra, Alconera, Burguillos del Cerro, Jerez de los Caballeros, Oliva y Villanueva del Fresno. Esta línea se conoce como la línea Zafra-Villanueva del Fresno. Siendo el autor del Proyecto el ingeniero Eduardo Castillo Lastrucci. 

Después de muchas reuniones con dignatarios de estos pueblos, el proyecto fue aprobado en 1924 y la construcción del ferrocarril comenzó en la fecha prevista, en 1926.
Sin embargo, debido a muchos desacuerdos de diversos inversores privados, el Estado asumió la gestión de la construcción en 1928.

                                         (Fuente: 150 años de tren en Extremadura. AEAF)

Maravillosa fotografía de las obras del ferrocarril en el tramo de Zafra a Burguillos del Cerro. La toma muestra los trabajos de los obreros, en torno a 1930. El tramo de Zafra a Burguillos era de 21,8 km y la obra la realizó la Sociedad Metropolitana de Construcciones. Las vías las colocó la empresa Vías y Riegos S.A. El presupuesto para este tramo fue de 20,5 millones de pesetas.
La línea de tren se concibió en 1884 como internacional. Comenzó a construirse en 1926 y se inauguró el 18 de noviembre de 1936.
El ferrocarril debía ir de Sevilla a Lisboa, conectando los criaderos de hierro, los productos agrícolas, forestales y ganaderos del sur de la provincia con los puertos de Sevilla y Lisboa. La línea acortaba la distancia entre las dos capitales en más de 100 km, dando salida también a los minerales por el puerto de Huelva, vía Zafra.


                                              Postal de la antigua estación de Zafra, años 30


                  Panorámica del tren a su paso por Zafra (150 años de ferrocarril en Extremadura)

El trazado del tren nunca llegó a Lisboa, las obras se paralizaron en Jerez de los Caballeros. Los intereses y las presiones desde Badajoz capital impidieron continuar con el proyecto. La conexión de Sevilla con Lisboa no pasaba por Badajoz y sí por el sur de la provincia: Sevilla, Zafra, Burguillos, Jerez, Oliva, Villanueva del Fresno y entraba a Portugal por Mourao, con dirección a Evora y Lisboa.


                                             (Fuente: 150 años de tren en Extremadura. AEAF)

Fotografía correspondiente a las obras del ferrocarril de Zafra a Burguillos del Cerro, aproximadamente 1.930. Corresponde a los trabajos de apertura de la boca del túnel del tren realizado para cruzar la sierra de Alconera. Es el túnel ferroviario más largo de Extremadura, con casi un kilómetro de extensión. Vemos en la foto dos personas en la boca de entrada de Alconera. La salida del túnel está en el término de Burguillos del Cerro.
La línea Zafra-Villanueva del Fresno se dividió en dos tramos. El ingeniero de proyectos en Burguillos del Cerro fue el Sr. Enrique MacLennan. El señor MacLennan era de ascendencia escocesa.  Aún se recuerda en Jerez y en Burguillos el entusiasmo del señor MacLennan por el proyecto y su gran dedicación a la investigación de los terrenos en los que se instalarían las vías férreas, así como su esfuerzo por conseguir las finanzas para lograr su objetivo.



                                    El ingeniero Sr. MacLennan en una fotografía familiar

Durante ese tiempo, Burguillos del Cerro tenía una población de unos 6.200 habitantes.
La mayoría de los hombres que trabajaron en esta línea eran jornaleros que dejaron sus puestos de trabajo para mejorar los salarios y sus vidas. Estos trabajadores fueron los verdaderos pioneros en la colocación de raíles. Ellos trabajaron muchas horas en condiciones difíciles, especialmente durante los meses de verano, abriendo los caminos por los que iba a discurrir la línea del ferrocarril.



Luctuosa noticia aparecida en la prensa de la época sobre el fallecimiento en las obras del tren del burguillano Cándido Burrero Murciano (150 años de tren en Extremadura).



            Obras en el tramo Zafra-Burguillos, años 30 (150 años de tren en Extremadura. AEAF)

Junto con la colocación de las vías, los ferrocarriles también generaron la construcción de las estaciones de viajeros y almacenes para los productos a transportar. Burguillos del Cerro tenía ambos. La Guardia Civil inaugura la apertura de la vía férrea en Burguillos el 18 de noviembre 1936, al haber comenzado la desgraciada guerra civil española en julio de ese mismo año.



                                     Estación recién inaugurada de Burguillos del Cerro, años 30

Los trabajos en la línea Zafra-Villanueva se suspendieron durante la Guerra Civil española (1936-1939), pero se reanudaron una vez finalizada esta. En 1942 se completó la línea hasta Jerez de los Caballeros. A pesar de que se realizaron los trabajos de explanación de terrenos y de que se había construido la estación de Villanueva del Fresno, nunca se llegaron a colocar las vías entre Jerez de los Caballeros y Villanueva del Fresno. España había quedado muy debilitada económicamente después de la guerra y la línea de ferrocarril nunca se completó; la línea no llegó a Villanueva del Fresno, ni a Portugal.


                     Estación de Jerez de los Caballeros, años 30 (Gazeta dos Caminhos de Ferro)

En 1.941 se crea la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (RENFE), la cual se hizo cargo de las líneas férreas españolas.

En sus días de gloria, la estación de Burguillos del Cerro tuvo dos paradas diarias. Los ciudadanos podían viajar a otras partes de España, como Sevilla y Madrid, a través de Zafra. También podían viajar a la cercana ciudad de Jerez de los Caballeros.




En la estación de Burguillos a mediados de los años 40

                                  Subiendo al tren en Burguillos a mediados de los años 50


                                       En la estación de Burguillos a comienzos de los años 50  


                          Horarios del tren a mediados de los años 40 (viajesferroviarios.blogspot.com)

La población aumentó de aproximadamente 6.200 habitantes en 1930 a 8.099 en 1960.
Los descendientes del señor MacLennan, ingeniero escocés, vivieron en Burguillos desde 1956 hasta 1960, integrándose perfectamente en la población. Su hijo Ricardo MacLennan, tuvo relación con varias minas burguillanas. Recientemente Charly y Javier MacLennan han visitado Burguillos.



                                   Tarjeta dirigida a Ricardo Maclena (MacLennan) en 1956 


Los nietos del ingeniero Sr. MacLennan haciendo la primera comunión en Burguillos del Cerro, a fines de los 50

El tren también transportó los minerales de la mina Monchi desde la década de los cincuenta del siglo pasado hasta su cierre en la década de los setenta.

El desarrollo industrial de España, en la década de los sesenta, provocó un fuerte movimiento migratorio desde las regiones más empobrecidas del sur hacia las más ricas del norte. Muchas personas de Extremadura salieron de sus casas para iniciar una nueva vida en las ciudades económicamente más fuertes como Madrid, Barcelona y Bilbao. Los burguillanos no fueron una excepción, ya que emigró una parte importante de la población, bajando la misma a 4.360 habitantes en 1970. Con el tiempo, este éxodo también representó una disminución progresiva de los ferrocarriles en Extremadura. En la década de los ochenta muchas de las rutas radiales, junto con sus estaciones, cesaron su actividad.




                      Estación abandonada de Burguillos del Cerro, años 80.(Foto: Miguel Jiménez)

Aunque la estación de tren de Burguillos se cerró en 1969, un tren de mercancías continúa hasta la fecha funcionando de lunes a viernes transportando los productos de Siderúrgica Balboa.

Las estaciones y edificios que quedaron después de su cierre son parte del paisaje extremeño. Estas estaciones antiguas no son sólo entidades físicas, son los recuerdos y tradiciones de las personas de aquel tiempo, los que vinieron antes y los que quedaron. Estas memorias se capturan y se inmortalizan en las historias locales, anécdotas, poemas y fotos sin tiempo que se han convertido en parte de la cultura y el patrimonio de esos lugares abandonados.

En lugar de tener estos edificios en ruinas, algunos pueblos decidieron muy acertadamente rescatarlos. Uno de esos edificios rescatados es la preciosa estación de tren de Burguillos del Cerro. Situada en el centro de la línea Zafra -Jerez, el ayuntamiento, muy acertadamente, tras un convenio con RENFE, decidió rehabilitar la estación, mediante proyectos de Escuelas Taller, empleando a personas del municipio.


 
                                               Estación de Burguillos del Cerro, 2016.

Con el tiempo, se ha revitalizado como albergue, bar y restaurante; un negocio que comenzó en 2011 y, recientemente, ha sido adjudicado a un nuevo emprendedor.
La Estación podrá, una vez más, compartir los recuerdos y el legado de la vía férrea con su pueblo. Antonio Requejo Coronado, nuevo responsable, planea mantener la historia de Burguillos floreciente a través de proyectos y recorridos por el pueblo y sus alrededores.

"La Estación", como se le conoce cariñosamente, será una reminiscencia del pasado, pero con un toque moderno. El Sr. Requejo está pensando traer de vuelta una forma de vida más sencilla, que conecte a sus invitados con la naturaleza y con momentos placenteros, compartiendo con todos una herencia que podamos disfrutar.

Nuestro tren llega a su final con un bonito poema del burguillano Nicomedes Pozón: 


                        A la antigua estación
                                Todo está allí en la estación,
                                el ruido del silencio,
                                las manillas del reloj…,
                                que consumía el tiempo.

                               De mi lejana memoria,
                               que clama como los vientos, 
                               enarbolando la historia,
                               anclada en los sentimientos.

                               No hablan claras las palabras,
                               de quién eran los viajeros,
                               embarcados a todo tren
                               por los espectros mineros.

                              Donde el mineral rebota,
                              con un eco placentero,
                              de este fin es el comienzo,
                              otro ideario nuevo.

                             Que larga es aún la espera,
                             al pasaje de los tiempos,
                             son trotamundos mundanos,
                             del chacachá del exceso.

                             Por fin el tren se detiene,
                            desembarca el pensamiento,
                            de aquel vagón de correo,
                            que guarda viejos lamentos.

                            Salen ausencias y olvidos,
                            del raíl de los anhelos,
                            sale el albergue fraguado,
                            en la vía muerta del cielo.

                              Autor: Nicomedes Pozón


Saludos cordiales,

Raquel Aguilar
Profesora del Pershing Middle School. Houston-Texas. 
Autora del blog "Proyecto Extremadura".

Antonio Surribas Parra
Autor del blog "Burguillos y su historia".

Este artículo se publica conjuntamente en los blog:

www.proyectobdcspain.blogspot.com en Estados Unidos (inglés).

www.burguillosysuhistoria.blogspot.com en España (español).

Agradecimientos:

A Antonio Surribas Fdez-Salguero por la corrección de este artículo.
A Nicomedes Pozón por su preciosa poesía "A la antigua estación".
A María Sánchez Carrasco, Antonio Requejo Coronado, Paulino Díaz Coello, Francisco Zarallo Llera, Carmen Parra Testal y Miguel Jiménez por la cesión de fotografías.
A Angel Caballero Muñoz, Presidente de la Asociación Extremeña de Amigos del Ferrocarril, por la cesión de fotografías.
A Javier MacLennan Arriaga por la información dada y por la cesión de la fotografía de su abuelo. 

Fuentes:

Enciclopedia.us.es/index
Spanishrailway.com
150 Años de Tren en Extremadura 1863-2013; Diputación de Badajoz.
Burguillos y su historia. Antonio Surribas Parra.
www.burguillosysuhistoria.blogspot.com
www.facebook.com/burguillosysuhistoria
Gazeta dos Caminhos de Ferro.
Ferrocarriles Secundarios en Extremadura; Maruja A. Trigo.

(Reservados los derechos de autor. Prohibida la reproducción sin permiso del autor).





2 comentarios:

  1. I do believe that the article about the railroad is interesting. I also believe that it is a sad thing that the people of Spain had to close down the project. Just the train alone could have benefited the economy by selling, trading crops and/or livestock, or people that were moving. Also the people that had to work in the heat, doing possible back breaking work just so their hard work would pay off completely. Most farmers and ranchers left their jobs for a railway that wasn't even completed. I am sure that if the railway did make it to its destination, then they would have that sense of completion and happiness that they accomplished something that is amazing and would have changed their futures for the better. Mr. MacLennan’s enthusiasm for the project and his dedication will always be remembered for the people who are familiar with this railway. But in the end it is a very important part of Spain's history of what could have been.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por haber leído el artículo. El análisis que realizas es completamente cierto. Si el ferrocarril se hubiera terminado, uniendo España y Portugal por el sur de Extremadura las riquezas y el bienestar para las personas que vivieron y viven en la zona hubiera sido muy grande. Es una pena que después del esfuerzo del Sr MacLennan y de todos los trabajadores, por razones políticas no se terminara. Saludos Cordiales. Antonio Surribas

      Eliminar