miércoles, 2 de septiembre de 2015

EL CASTILLO DE BURGUILLOS DEL CERRO Y SU HISTORIA




                                              Panorámica de Burguillos del Cerro


Cuando nos aproximamos a Burguillos del Cerro lo primero que divisamos es la silueta del imponente castillo, situado en lo alto del cerro que domina el término. Sigue desafiando el paso de los siglos, a pesar del olvido al que se ha visto sometido durante centenares de años. Ha sido testigo del discurrir de la historia burguillana desde su fundación por los musulmanes, entre los s. X y XI, hasta el día de hoy.

                                                      Vista frontal del castillo

Los musulmanes fueron los fundadores del castillo. Construyeron un lugar fortificado –hisn islámicoen lo alto del cerro, en torno al que establecieron los primeros asentamientos de la población islámica. De este primitivo hisn islámico se conserva la torre –llamada de la Azotea- situada en la cara oeste del castillo, a la sombra de la torre del homenaje. Este es un descubrimiento que realicé el pasado invierno y del que di cuenta en el artículo escrito para el blog de “Burguillos y su historia” titulado: “Origen musulmán del castillo de Burguillos del Cerro (Extremadura). Hisn islámico”. (06/04/2015)
www.burguillosysuhistoriablogspot.com


                                        Torre la Azotea y al fondo torre del Homenaje


En 1238, el rey cristiano Fernando III conquistó definitivamente el castillo a los musulmanes, apoyado por la Orden militar del Temple. Anteriormente, en 1230, los templarios habían recibido la donación del castillo de Burguillos y su término, por parte de Alfonso X. Acometieron una profunda reforma de la fortaleza musulmana y levantaron parte del castillo que aún hoy podemos contemplar y admirar. Por tanto, es en el s. XIII cuando la Orden del Temple construye un gran castillo, dominado por la torre del homenaje o “Torre Parda”, situada en la cara oeste, y por la torre rectangular, situada a la derecha de la actual entrada.


                                                         Torre del Homenaje

Durante el s. XIV, tras la disolución de la Orden del Temple en 1312, el castillo pasa por diversos titulares. En 1312, Fernando IV  lo cede al rey de Portugal, que a su vez lo dona a Gil de Sousa –Conde de Barcelos- que lo tiene en 1312 y 1313. Retorna a la Corona de Castilla hasta 1328, año en el que Alfonso XI acuerda con el rey portugués Alfonso IV la cesión a la corona de Portugal. En 1330, por el acuerdo de Fuente Aguinaldo, pasa de nuevo a posesión de la Corona de Castilla. En 1348, Alfonso XI dona el castillo a Alfonso Fernández Coronel. En 1353, el rey Pedro I, tras la toma violenta del castillo, lo cede a su hija Beatriz. En 1369, pasa de nuevo a posesión real, a manos del rey Enrique II de Castilla. En 1374, Enrique II lo dona a Alfonso Fernández de Vargas -Señor de la Higuera-, del que se mantiene su panteón en la antigua iglesia de San Juan. Tras la muerte de este, sus herederos venden el castillo a Diego López de Stúñiga. En 1393, Enrique III confirma la posesión del castillo de Burguillos y de su término a López de Stúñiga, alguacil y justicia mayor del reino de Castilla y Señor de Béjar. Lo nombra, además, Señor de la Villa de Burguillos.

Durante los siglos XV y XVI los diversos titulares de la Casa de Béjar, Señores de la Villa de Burguillos, acometen una profunda reforma y ampliación del castillo. Levantan las torres redonda y semicircular, situadas al sur y este, a la izquierda de la actual entrada, uniéndolas con una nueva muralla almenada.


                                   Torre circular y muralla sur. Tomada el 19/11/1897


Asimismo, construyen la muralla este, en la que sitúan la nueva entrada y remodelan la muralla del perímetro exterior del castillo. Durante este período los duques de Béjar y señores de la Villa de Burguillos fueron: Pedro de Stúñiga (II Señor de Béjar), Alvaro de Zúñiga (I Duque de Béjar), su nieto Alvaro de Zúñiga (II Duque de Béjar) y Teresa de Zúñiga (III Duquesa de Béjar). En esta época colocan sobre la puerta del castillo el escudo de la Casa de Béjar.


Puerta de entrada al castillo. José R. Mélida. Para el Catálogo Monumental de España. (1907/1910)



                                           Matacan y escudo de la Casa de Béjar


Hasta inicios del siglo XIX el castillo se mantiene en posesión de los sucesivos duques de Béjar. En 1811, tras la abolición de los señoríos por las Cortes de Cádiz, el castillo pasa a titularidad estatal, hasta la fecha.


PLANO DEL CASTILLO.




SECUENCIA CONSTRUCTIVA DEL CASTILLO.

A modo de resumen vamos a exponer la evolución constructiva del castillo en sus más de mil años de existencia:

1-      Del período de dominio musulmán, en los siglos X-XI, la torre de la Azotea (A) es el único resto que nos queda de la fortaleza islámica. Los cimientos de esta torre descansan sobre la masa de granito existente en el cerro. Está construida con pequeños bloques de granito, junto a zonas de muro realizadas con tapia, enlucidas con arena y cal. Se pueden ver aún restos del enfoscado realizado con tapial, típico sistema de construcción de la época musulmana.

2-      Durante el período Templario, siglo XIII, se construyó la muralla del perímetro exterior (B), situada al norte y noreste, las torres del homenaje (C) y torre cuadrada (D), así como la muralla de unión de estas dos torres (E). De esta época es el aljibe mayor (F), situado a la derecha del patio de armas, realizado seguramente sobre uno anterior musulmán.  

3-      En los siglos XV y XVI la Casa de Béjar acomete una ampliación del castillo. Se construye el perímetro exterior situado al sur y este (G), la torre semicircular (H), la torre redonda (I), la muralla almenada de unión de estas dos torres (J) y la muralla (K) de unión de la torre redonda con la torre del homenaje. De esta época es la puerta principal actual (L), la muralla este frontal del castillo (LL) y el aljibe menor (M), situado a la izquierda del patio de armas.





PROYECTOS DE RESTAURACIONES LLEVADOS A CABO EN EL SIGLO XX.

En la década de los ochenta del s. XX, se realiza una primera restauración del castillo, por encargo del Ministerio de Cultura, bajo la dirección del arquitecto González Ambel. Básicamente, se procede a realizar la consolidación del castillo para evitar un mayor deterioro del mismo.

En 1991 y 1994, bajo la dirección del arquitecto Hernández de León, se realizan nuevas obras de consolidación. Se reforzaron las torres redonda y semicircular, la torre del homenaje, el lienzo de muralla que va de la torre del homenaje a la torre la Azotea y el paso de ronda que une la torre del homenaje y la torre redonda. En esta remodelación se realiza la muy controvertida pared de ladrillo y hormigón, situada entre la torre de la Azotea y la torre circular. Este lienzo de ladrillo se realizó siguiendo el criterio personal del arquitecto Hernández de León, como podemos leer en su “Proyecto de restauración del castillo de Burguillos del Cerro”. Estos criterios son absolutamente contrarios a la teoría arquitectónica tradicional e historicista, que defiende la realización de las remodelaciones con materiales similares a los utilizados en la primitiva construcción. Hernández de León siguió criterios, muy discutibles, modernistas de restauración.

En esta segunda fase de restauración se realizaron trabajos arqueológicos de investigación, por parte de la empresa Celtibérica de Excavaciones S.L. (CELTEX), muy limitados en el presupuesto y en el espacio. Estos trabajos se concentraron en una pequeña superficie del patio de armas, situada bajo la torre semicircular, a la izquierda del patio de armas.

Estos trabajos confirmaron que a mediados del s. XV se produjo una completa remodelación del castillo, tal y como hemos explicado anteriormente.

En sus conclusiones, CELTEX nos da cuenta, además, de un importantísimo hallazgo:

“La primera (conclusión), y quizás más evidente, es lo antiguo del poblamiento en el cerro. Ya nos hemos referido de forma extensa a una serie de materiales cerámicos de la Segunda Edad del hierro documentados en el sondeo, que a nuestro entender están marcando la existencia en la zona alta del cerro de un poblamiento prerromano”.


                                                     Vista aérea del castillo


CONCLUSIÓN.

El hallazgo del origen musulmán del castillo cambia la historia escrita hasta la fecha de la fundación de Burguillos del Cerro y no hace más que ahondar en la necesidad de que se realice un profundo estudio arqueológico de nuestro castillo y su entorno. Sus piedras están reclamando la atención desde hace siglos.

Antonio Surribas Parra


Agradecimientos:

A Antonio Surribas Fernández-Salguero por la corrección de este artículo.

A Víctor Gibello Bravo, autor de la fotografía panorámica de Burguillos.

Al Excmo. Ayuntamiento de Burguillos por la foto aérea.


(Artículo, sin fotografías, también publicado en el nº 31 de la Revista La Talega. Agosto 2015).


(Reservados los derechos de autor. Prohibida la reproducción sin permiso del autor).



2 comentarios:

  1. gracias , buen trabajo , podrias ampliar lo de pedro i y su toma violenta , un castillo asi no se toma facilmente y me parece recordar la inquina historica sobre pedro de los trastamaras....un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras Kdp.
    http://www.burguillosysuhistoria.blogspot.com.es/2014/10/toma-del-castillo-de-burguillos-por-el.html?m=1
    Te dejo el enlace de un artículo que escribí en el blog justo hace un año. Es monográfico sobre la toma del castillo por parte de Pedro I.
    Espero que te guste.
    Saludos.
    Antonio Surribas.

    ResponderEliminar